Se puede vender un piso alquilado

¿Quieres vender tu piso pero estás alquilado? No te preocupes, se puede vender un piso alquilado. Aquí te contamos cómo.

En primer lugar, es importante que informes al arrendador de tu intención de vender el piso. Según lo establecido en el contrato, él o ella tendrá derecho a oponerse a la venta, aunque en la mayoría de los casos no suele ser un problema. Lo más probable es que el inquilino que venga a ocupar el piso alquilado cumpla con los mismos requisitos que tú cumplías en su momento: solvencia económica, referencias, etc.

Una vez que hayas informado al arrendador, será tu responsabilidad buscar a un comprador para el piso. Para ello, puedes poner un anuncio en internet, preguntar a amigos o familiares si conocen a alguien interesado, o contratar los servicios de una inmobiliaria. En cualquier caso, es importante que el comprador acepte los términos del contrato de alquiler y se ponga en contacto con el arrendador para que éste le dé el visto bueno.

Una vez que hayas encontrado un comprador y éste haya aceptado los términos del contrato de alquiler, será tu responsabilidad hacer todos los trámites necesarios para la venta del piso. En concreto, tendrás que hacer la declaración del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y, si procede, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Además, deberás hacer la escritura de compraventa ante notario.

Como ves, vender un piso alquilado es posible, aunque requiere de un poco más de trabajo que si no estuviera alquilado. ¡Suerte!

¿Cómo vender un piso que está alquilado?

¿Quieres vender tu piso pero está alquilado? No es nada sencillo, pero tampoco imposible. Aquí te dejamos unos tips para que puedas sacarlo adelante:

Pide a tu inquilino que te deje

El primer paso, y quizás el más importante, es que hables con tu inquilino y le pidas que te deje el piso para que puedas venderlo. Aunque tenga contrato, tienes derecho a vender el piso y él debe cooperar. Si no llegáis a un acuerdo, siempre puedes optar por desahucio por venta del inmueble, pero será un proceso más largo y costoso.

Ponte en contacto con una inmobiliaria

Una de las mejores formas de vender un piso es a través de una inmobiliaria. Ellos se encargarán de todo el proceso y, además, podrás ahorrarte algunos gastos, como la comisión del Notario. Lo único que deberás hacer tú es preparar el piso para las visitas y estar disponible para cuando los posibles compradores quieran verlo.

Hazlo tú mismo

Si te sientes capacitado, también puedes vender el piso por tu cuenta. Para ello, deberás anunciarlo en portales inmobiliarios y en redes sociales, además de prepararlo para las visitas. Ten en cuenta que, si decides hacerlo tú mismo, será más difícil que consigas un buen precio.

En cualquier caso, vender un piso alquilado no es sencillo, pero siguiendo estos tips podrás sacarlo adelante. ¡Suerte!

¿Qué pasa con los inquilinos si se vende la casa?

Algunos inquilinos se quedan en la casa después de que los propietarios se la venden. Sin embargo, no es el caso de todos. Algunos inquilinos se van porque el nuevo propietario les dice que se vayan. Otras personas se van porque el nuevo propietario quiere vender la casa o alquilarla a otra persona.

En algunos casos, los inquilinos se quedan en la casa después de que se vende, pero el nuevo propietario les cobra más dinero. Esto puede pasar si el nuevo propietario quiere obtener más beneficios de la propiedad.

En otros casos, los inquilinos se quedan en la casa después de que se vende, pero el nuevo propietario les reduce el tamaño de la casa. Esto puede pasar si el nuevo propietario quiere ahorrar dinero.

En algunos casos, los inquilinos se van de la casa después de que se vende, pero el nuevo propietario les da una indemnización. Esto puede pasar si el nuevo propietario quiere que los inquilinos se vayan.

En algunos casos, los inquilinos se van de la casa después de que se vende, pero el nuevo propietario les da una opción de compra. Esto puede pasar si el nuevo propietario quiere que los inquilinos se queden en la casa.

¿Cuando un propietario puede echar a un inquilino?

y que tenga un

en el titulo.

¿Cuándo un propietario puede echar a un inquilino?

Desde que se aprobó la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) en 1994, el alquiler de viviendas en España requiere de un contrato escrito que espere un mínimo de tres años. No obstante, el propietario puede dar por terminado el contrato de alquiler en ciertas circunstancias antes de que expire el plazo, según el artículo 47 de la ley.

Para ello, deberá comunicar por escrito al arrendatario con un mínimo de tres meses de antelación su intención de recuperar la vivienda, indicando los motivos en los que se fundamenta su decisión. Estos motivos deben ser:

  • La necesidad de la vivienda para el propietario o su familia directa.
  • La necesidad de reformas importantes en la vivienda que requieran la desocupación de la misma.
  • La venta de la vivienda.
  • La realización de obras de urbanización.

En cualquier caso, el propietario debe acreditar ante el arrendatario que cumplimenta los requisitos establecidos en la ley para dar por terminado el contrato. Si el inquilino no acepta la decisión del propietario, este último podrá demandar su desahucio ante los juzgados.

¿Cómo echar a un inquilino sí necesito el piso?

En España, a diferencia de otros países, echar a un inquilino no es tan sencillo como parece. Hay unos pasos que se deben seguir para hacerlo correctamente y, aun así, no siempre se consigue. Según el portal de infoautónomos, el primer paso es notificar al inquilino por escrito la terminación del contrato, con un mes de antelación. Es decir, si el propietario necesita el piso para él o para alquilarlo a otra persona, debe notificarlo con un mes de antelación por escrito, de forma fehaciente, es decir, por burofax o correo certificado con acuse de recibo. En el caso de que el inquilino no se vaya voluntariamente, el propietario deberá acudir a los tribunales, que serán los que decidan si el inquilino tiene que abandonar el piso o no.

En el caso de que el propietario necesite el piso para él o para alquilarlo a otra persona, debe notificarlo con un mes de antelación por escrito, de forma fehaciente, es decir, por burofax o correo certificado con acuse de recibo. En el caso de que el inquilino no se vaya voluntariamente, el propietario deberá acudir a los tribunales, que serán los que decidan si el inquilino tiene que abandonar el piso o no.

Para echar a un inquilino del piso, el propietario debe seguir unos pasos y, aun así, no siempre se consigue. Según el portal de infoautónomos, el primer paso es notificar al inquilino por escrito la terminación del contrato, con un mes de antelación. Es decir, si el propietario necesita el piso para él o para alquilarlo a otra persona, debe notificarlo con un mes de antelación por escrito, de forma fehaciente, es decir, por burofax o correo certificado con acuse de recibo. En el caso de que el inquilino no se vaya voluntariamente, el propietario deberá acudir a los tribunales, que serán los que decidan si el inquilino tiene que abandonar el piso o no.

 

Después de leer este artículo, queda claro que sí se puede vender un piso alquilado. Aunque no es el escenario ideal, ya que se podría perder dinero en el proceso, es posible vender el piso si se siguen los pasos correctos. Si se tiene en cuenta el precio del alquiler, el costo de las reparaciones y el tiempo que se tardará en vender el piso, se puede vender el piso alquilado sin perder dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba